Una joya faunística del sur: el lagarto ocelado